Concepto de peste negra

Peste hace referencia a una enfermedad infectocontagiosa grave, y negra es porque producía pústulas de color negrusco, aunque otra teoría habla de una mala traducción y en lugar de negra, el término sería terrible. El vehículo de contagio de esta peste fue la rata negra a través de sus pulgas, que la ocasionan a los humanos, con sus picaduras.

Esta peste negra fue una de las causas principales de la agudización de la crisis europea del siglo XIV. También se la conoce como peste bubónica (del latín bubón que significa ingle, pues uno de sus primeros síntomas es una inflamación linfática o bubón, un bulto doloroso que se ubica en la zona inguinal, en el cuello o en las axilas). El bacilo que la causa se llama Yersinia Pestis, descubierto en el año 1894. No era una epidemia nueva, ya había habido otra en los Balcanes, durante la gobernación del emperador Justiniano en el Imperio romano de Oriente.

La peste negra en Europa ocurrió entre los años 1347 y 1400, procedente de China, y produjo un gran descenso demográfico al reducir la población de Europa en una tercera parte. La falta de higiene y los pocos conocimientos de los médicos de la época, por los pocos avances científicos provocados por el oscurantismo medieval, llevaron a atribuir a un castigo divino la aparición y propagación de la mortífera enfermedad, cuyos síntomas son fiebre, jaquecas, escalofríos, debilidad, temblores e intensa sed. Al desconocer su causa, e impregnarla de sentido místico, trataban de resolver la situación con oraciones, vida virtuosa y penitencias.

En la actualidad es poco frecuente, denunciando la OMS entre mil y tres mil casos anuales en todo el mundo, en zonas muy pobres.