Concepto de picadura

La palabra picadura alude a la acción y también al efecto del verbo picar, aludiendo a la punción delgada y penetrante que producen los insectos y aves, y la herida que dejan en la piel. Algunos instrumentos punzantes también pueden provocar picaduras.

Las picaduras de insectos como las de mosquitos, pulgas, arañas, avispas o abejas pueden ocasionar reacciones alérgicas, con picazón y/o dolor. La zona de la picadura adquiere una tonalidad rojiza y puede hincharse. Algunos pueden inocular sustancias venenosas, como las abejas con su aguijón. En caso de que el aguijón quede incrustado en la piel, debe retirarse con cuidado. Al rascarse las picaduras, lo cual está contra indicado, el sujeto se auto provoca heridas mayores, que pueden infectarse. Se tratan con paños fríos, antiinflamatorios, corticoides o antibióticos, según prescriba el médico dermatólogo. Al ser lesiones muy pequeñas no producen sangrado, lo que sí es usual en el caso de mordeduras de animales que están dotados de dientes. Si bien las picaduras desaparecen espontáneamente al cabo de pocos días, en caso de reacciones alérgicas graves, pude ocurrir un shock anafiláctico y producir el deceso del afectado.

Concepto de picadura

Las picaduras en la dentadura, o caries, son ocasionadas por bacterias de la placa bacteriana que se forma en el esmalte dental y que debería ser removida con el cepillado. Esto puede ocasionar la pérdida de las piezas dentarias si no son tratadas a tiempo por el profesional odontólogo, que remueve la caries, cubriéndolas con amalgama. Para detectar estas picaduras o caries, es preciso acudir al dentista, ya que cuando las percibimos nosotros a simple vista ya son demasiado grandes, y pueden comprometer la pieza dental.