Concepto de plasma

El plasma, en Biología, es el elemento líquido de la sangre, que representa el 60 % del total del volumen de ella, y donde se hallan suspendidos los glóbulos rojos y blancos, y las plaquetas. Su aspecto se asemeja a la clara del huevo, de color amarillento. Su composición es de agua (90 %), glucosa, proteínas y sales inorgánicas. Entre las proteínas plasmáticas hallamos el fibrinógeno, que al transformarse en fibrina permite la coagulación sanguínea; la seroalbúmina, que se ocupa del transporte de sustancias químicas hacia distintos órganos, y las seroglobulinas donde se hallan los anticuerpos, que produce el organismo como mecanismo defensivo de microbios.

La donación de plasma, más específica que la donación de sangre, permite que el plasma del donante sea utilizado en pacientes con problemas hepáticos, de coagulación, o en quienes han sufrido quemaduras.

En Físico-Química se llama plasma a una materia que está en su cuarto grado, ya que si bien es un estado similar al gaseoso, tiene portadores libres de carga eléctrica (los electrones no están ligados a un átomo o molécula) está muy ionizada, y posee capacidad de reacción frente a capos magnéticos y eléctricos, con aptitud de conducción, que se obtiene cuando se somete una sustancia a altísimas temperaturas. Contienen plasma, por ejemplo, las lámparas fluorescentes o las pantallas de algunos televisores de dimensiones grandes, cuya función en ambos casos es emitir luz.

En el planeta Tierra no hay plasma natural, pero casi todo el universo está formado por plasma. La mayor parte de las estrellas activas, lo poseen.