Concepto de pleura

La palabra pleura tiene su origen en el griego πλευρά, y su significado es “costado” o “costilla”. Se denominan pleuras a las membranas, que en número de dos, recubren el pulmón de modo independiente.

La pleura es una membrana serosa delgada y resistente, cuyo origen es mesodérmico. Su función es proteger a los pulmones de los impactos y de la entrada de microorganismo nocivos. Se trata de sacos cerrados integrados por dos hojas superpuestas: la visceral adherida al pulmón, y la parietal que cubre las paredes del tórax, por arriba el pulmón y por debajo, el diafragma (salvo su centro). Tapiza por dentro la cara del mediastino y por fuera, la interna de las costillas. Se divide por los órganos que tapiza, en tres zonas: la costal, la diafragmática y la mediastínica. Entre la hoja visceral y la parietal, se identifica una cavidad virtual, la cavidad pleural, que posee en escasa cantidad, un líquido seroso, que contribuye a que ambas membranas tomen un contacto suave y puedan deslizarse una contra la otra cuando el individuo inhala y exhala. Cuando hay entrada de aire en esa cavidad se produce un neumotórax que genera un colapso pulmonar. Son causa de neumotórax, la tuberculosis, el EPOC (obstrucción pulmonar crónica) y las lesiones agudas del pulmón. Si en ese espacio hay acumulación patológica de líquidos ( lo normal es de 0,1 a 0,2 ml/kg de peso) se produce un derrame pleural, siendo la causa más común de esta afección, la insuficiencia cardiaca congestiva. Si lo que se acumula es pus, nos encontramos con un empiema pleural.

Concepto de pleura

La inflamación de la pleura se denomina pleuritis o pleuresía, más frecuente en adultos delgados y deportistas, que ocasiona un dolor agudo, lo que en general sucede como consecuencia de haber padecido neumonía. Bacterias, hogos y virus pueden ocasionar pleuritis, aunque también puede deberse a una embolia pulmonar.