Concepto de pólipos

Etimológicamente el vocablo pólipo es derivado del latín “polypus”, de donde “polis” designa algo numeroso, y “pus” se traduce como pies.

En Zoología los pólipos son animales metazoos con simetría radial, que se ubican dentro del subgrupo de los celentéreos o cnidarios cuyas características son la inmovilidad, estando fijados en el fondo del agua por un extremo; alrededor de la boca situada en el otro extremo, presentan tentáculos, y no tienen órganos sensitivos. Tienen un saco de pared doble y una cavidad interna, llamada énteron, gastrovascular que suele prolongarse dentro de los tentáculos. En general poseen células urticantes.

Concepto de pólipo

Un tipo particular de pólipos, aunque invertidos, son las medusas, que se diferencian de los pólipos propiamente dichos, en que son nadadoras y semejan campanas flotantes, llamadas umbrelas, pues son redondas y en los bordes poseen los tentáculos, con ojos en su base. Su boca tiene formato de trompa y se halla ubicada hacia abajo. Tienen una cavidad gastrovascular menor que la de los pólipos y además de ojos poseen órganos del equilibrio (ropalias).

Están compuestas por una bicapa, el ectodermo y el endodermo, entre las cuales se ubica la mesoglea integrada por tejido conjuntivo.

Un ejemplo es la hidra, que vive en las aguas dulces, mide alrededor de un centímetro, con formato de tubo cilíndrico y que presenta varios tentáculos en uno de sus extremos, que usa para atrapar a sus presas, pues son depredadoras.

En Medicina recibe el nombre de pólipo a un tumor o protuberancia que se origina en las mucosas, por ejemplo, en la nariz, oído, en el intestino (colon o recto) la matriz (útero) o en la garganta. En general los pólipos son blandos, carnosos y circunscritos, pero que pueden llegar a tener consistencia dura. Se extirpan con cirugía y a veces con endoscopía en los de intestino, pero suelen volver a aparecer (recidivan). Pueden ser benignos o premalignos.