Concepto de primate

El vocablo primate se originó en el latín “primates” con el significado de primero o principal.

Designa por un lado a los ministros de la iglesia con rangos superiores, desde el siglo XIII, extendiéndose a cualquier persona que ocupe un cargo destacado o realizado hazañas o proezas.

En el campo biológico, Carlos Linneo, biólogo sueco (1707-1778) seleccionó esta palabra en su “Sistema naturae” para designar a las especies que consideraba que encabezaban el mundo animal, que son los humanos y los monos, entre los cuales halló como única diferencia el don de hablar, considerando a ambos como antropomorphos.

Concepto de primate

Los primates surgieron durante el paleoceno, hace alrededor de 60.000.000 de años. Comprenden varias especies como los leumoroideos, por ejemplo, el lemur catta, de pequeño tamaño, con un par de mamas en el tórax y otro en el abdomen; los tarsioideos, como el tarsius spectrum de costumbres nocturnas, largos miembros posteriores y enormes órbitas; y los simioideos.

Son características de los primates: pertenecer al género de los mamíferos, poseer extremidades largas y pentadáctiles (cinco dedos), siendo oponible el primer dedo (el pulgar), y todos ellos terminan en uñas y no en garras. Los hemisferios cerebrales se encuentran desarrollados en gran medida, y los ojos presentan dirección hacia delante, pues están ubicados delante del cráneo, en el rostro, que no es muy grande. Los dientes carecen de especialización y su olfato es débil. Cuentan con dos mamas pectorales y su cuerpo está protegido por pelos.

Son seres sociales, que tardan en madurar y valerse por sí mismos, y poseen habilidad manual. Salvo el hombre, los primates habitan solo en zonas cálidas.