Concepto de prolapso

La palabra prolapso se originó en el latín “prolapsus”, término integrado por el prefijo “pro” que denota una antelación, y por el verbo “labi” en el sentido de “caer”.

Es un vocablo cuyo uso es propio de la Medicina, para designar a algún órgano que se halla “caído” o desplazado hacia abajo y adelante, dejando de ocupar su sitio natural.

Entre los prolapsos que afectan al organismo humano podemos mencionar.

1. El prolapso uterino suele presentarse en mujeres que han tenido varios hijos (multíparas) especialmente, por parto natural. Contribuyen a que se produzca el prolapso, el peso del útero durante el embarazo, especialmente si son bebés de mucho peso, y la distensión de ligamentos y músculos al momento del parto, desplazándose el útero hacia abajo. En ocasiones este problema se asocia al prolapso de vejiga al estar este órgano muy cercano. Con los años y el debilitamiento natural adicional de los tejidos, y la falta de estrógenos, el fenómeno y la sintomatología se agravan, provocando dolores y falta de retención de orina, lo que puede ser considerado como un motivo de intervención quirúrgica para extirpar o recolocar el útero, si las molestias son graves.
2. El prolapso rectal, supone que el recto desciende y sobresale del ano, pudiendo sangrar. Es más frecuente en niños pequeños a causa de diarreas, parásitos intestinales o fibrosis quística; y en ancianos, por estreñimiento o por problemas musculares o del sistema nervioso que afecten la zona.
3. El prolapso de la válvula mitral, es un problema originado porque esta válvula no cierra como debiera, lo que produce en algunos casos, regurgitación mitral. Se diagnostica con ecocardiografía y afecta principalmente a mujeres delgadas y a quienes sufren el síndrome de Marfan. En general es un trastorno benigno. Solo en pocos casos presenta síntomas tales como fatiga, dolor en la caja torácica, palpitaciones y/o dificultades para respirar.

Concepto de prolapso