Concepto de psicología animal

A semejanza de la psicología humana, la psicología animal estudia el comportamiento de los animales, incluyendo el humano.

Con inicio en los estudios de la evolución de Darwin, con su teoría sobre la existencia de rasgos evolutivos no sólo físicos sino también psíquicos, se empezó a estudiar el tema en un sentido antropomórfico.

John Watson (1878-1958) realizó muchos experimentos en animales, en laboratorio, para estudiar su conducta en base a causas y efectos 8estímulos y respuestas) dando lugar al conductismo, aplicable también a la conducta humana, que podía aprenderse mediante premios, que estimulaban su realización, y castigos, que las evitaban.

Psicología animal

Uno de los fundadores de la Etología, que estudia el comportamiento animal en su propio ambiente, fue Konrad Lorenz (1903-1989) y se dedicó a estudiar tanto el comportamiento instintivo o innato en mayor medida, y el adquirido, en menor profundidad, para ver el grado de influencia en la conducta, de la herencia y del aprendizaje.

La Etología se sustenta en procesos neurofisiológicos, para explicar la conducta animal, en la que intervienen especialmente factores musculares que posibilitan el movimiento, y mecanismos nerviosos, integrando actividades instintivas (que son las que aparecen en todos los individuos de la especie de igual edad y sexo, por ejemplo las aves que juntan ramitas para construir sus nidos), con mecanismos de coordinación.

Cuando la acción se orienta a un objetivo se denomina apetencia, siendo los inductores de ella intraespecíficos de la especie, como el marcado del territorio, y solo para ellos; o interespecíficos para varias de ellas, como ocurre con la agresividad para defender la propiedad de una presa.

El aprendizaje animal puede hacerse por ensayo y error, o por imitación. Este último aprendizaje solo ocurre en animales más evolucionados.

Los factores ambientales también influyen en la conducta animal, pues los obliga a adaptarse al medio.

Los avances en este campo no se detienen, pues aún falta mucho por descubrir en torno a lo que los animales pueden comprender. Por ejemplo, la metacognición (tener conciencia de nuestros propios pensamientos) era impensada en el pasado no tan lejano. Sin embargo, en la universidad de Búfalo, el especialista en psicología comparada David Smith, afirma a través de sus investigaciones, que ha comprobado el proceso metacognitivo en delfines y en monos macacos.