Concepto de punción

La palabra punción se deriva etimológicamente del latín “punctionis” con el significado de picadura o pinchazo. Se usa el vocablo punción en medicina, para nombrar una técnica que consiste en introducir un elemento punzante (o sea, con capacidad de pinchar) como el caso de una aguja, en alguna cavidad corporal, órgano, tumoración o tejido, para efectuar algún diagnóstico; o tratar una enfermedad o dolencia, colocando en este último caso, a través de la aguja, una medicina, lo que frecuentemente se realiza en los tratamientos de quimioterapia.

Concepto de punción

Es por ende un método invasivo (ya que perfora los tejidos) exploratorio, paliativo o curativo.

La punción lumbar se usa para realizar el diagnóstico de ciertas enfermedades que se sospecha presenta el paciente, como por ejemplo, meningitis, esclerosis múltiple, hidrocefalia o hipertensión intracraneal. Consiste en introducir una aguja especial entre las vértebras lumbares, lo que se hace previa anestesia local. Se llega hasta el espacio subdural, situado en el canal raquídeo, para sacar una pequeña porción de líquido cefalorraquídeo. Con ello y realizando un estudio de ese líquido pueden llegar a observarse virus, bacterias; o alteraciones celulares, que detecten enfermedades del sistema nervioso central.

Puede también usarse la punción para realizar biopsias, como por ejemplo la pulmonar, donde realizando un pequeño corte se extraerá tejido del pulmón, con el paciente anestesiado, a efectos de descartar o confirmar un cáncer, neumonía o infección, cuando esto se sospeche tras haber realizado al paciente una radiografía o tomografía computada de tórax, métodos que también se usan para precisar el punto de punción. Es normal que ocurra sangrado, aunque no hemorragias.

Para lograr la reproducción asistida y en la fecundación in vitro, se usa la punción ovárica, que consiste en aspirar los folículos ováricos, a los que se identifica con una ecografía transvaginal que tiene unida la aguja, para poder extraer el líquido que contiene los óvulos. Ese líquido es recogido en tubos de ensayo, donde serán tratados en laboratorio, con fines reproductivos.