Concepto de purga

La palabra purga alude a la acción y al efecto de purgar, del latín “purgare” que puede traducirse como limpiar.

Se aplica en varios ámbitos:

1. Para aludir a la eliminación de desechos o basura de un artefacto o en operaciones industriales, para impedir que obstruyan su normal funcionamiento: “Debes purgar el sistema de refrigeración de tu motor después de cambiar el líquido refrigerante con el fin de quitar las burbujas que suelen quedar cercanas al termostato” o “Se necesita purgar la tubería para que el agua circule bien”.

Concepto de purga

2. En Medicina se usan las purgas para quitar todos los desechos que se encuentren acumulados en el intestino. Son medicinas que en general se conocen como purgantes o laxantes: “Debo tomar un purgante para hacerme el estudio del intestino”. Purgar el organismo en general, es quitarle las toxinas: “Toma mucha agua si quieres purgar tu organismo” o “Ingerí una sustancia tóxica y debieron purgarme para que la elimine”.

3. En Botánica, la purga es una planta originaria de México, también conocida como jalapa, que crece enroscada al tallo de otras plantas. Sus flores son rojizas. Pertenece a la familia de las convolvuláceas. Su raíz, por dentro blanca pero oscura en su exterior, es pesada, con formato de zanahoria, y tiene efecto laxante.

4. En Sociología, las purgas aluden a la eliminación dentro de un grupo humano, de aquellos integrantes que resultan indeseables. Ejemplos: “Debemos purgar a la policía de todos los agentes corruptos”. En este sentido podemos aludir a las purgas que realizó Iosif Stalin para consolidarse en el poder de la Unión Soviética. Entre 1934 y 1939 se inició en Rusia una campaña represiva contra miembros de su propio partido comunista, que se conoció como la “Gran purga”. En 1933 ya se habían producido purgas, expulsándose a unas cuatrocientas mil personas del partido, juzgándolas luego de torturas, siendo luego ejecutados.

5. En Derecho Penal, se usa la expresión “purgar una condena” cuando se la está cumpliendo, tratando de redimirse ante la sociedad, para reinsertarse luego en ella, limpio y con un nuevo comienzo, aunque el antecedente figure en su prontuario: “Juan purgó su crimen con quince años de cárcel”.