Concepto de racimo

El origen etimológico de la palabra racimo se halla en el término latino “racemus” designando una serie de cosas en conjunto, unidas de algún modo; y en especial, a ciertas frutas, como las uvas o las bananas, que se juntan al crecer en torno a un eje, al que se adhieren por medio de pedúnculos.

Los racimos de uvas pueden contar con solo media docena de uvas, o un centenar, de tonos variados, siendo las más comunes la blanca y la negra. Son frutos pequeños, jugosos y de sabor suave y dulce.

Concepto de racimo

En Botánica se entiende por racimo, además de los frutos, a las flores, que presentan rabillos idénticos, que sobrepasan a las flores, todas ellas sostenidas sobre un eje igual. Esto se lama inflorescencia, las que pueden ser simples o compuestas, cuando contienes inflorescencias simples. En la parte superior del eje floral, se ubican las flores más nuevas.

Por extensión, reciben ese nombre, racimos, todas las cosas que de modo natural o artificial se encuentran unidas, semejando los racimos frutales o florales.

Como técnica de estudio, el diagrama de red, recibe también el nombre de racimo asociativo, e implica una relación entre ideas.

En la teoría de roles, se habla de racimo de roles, para referirse a que el rol o papel de cada individuo dentro del grupo, es complementario o suplementario, pero a la vez el grupo como un todo determina el rol que cada uno de los integrantes asume, pues es común observar que en el grupo, los individuos actúan de modo distinto a como lo harían si estuvieran en soledad.

En Medicina se dice que se padece de cefalea en racimo cuando duele en forma habitual una zona de la cabeza en torno a un núcleo, de modo intenso y periódico.