Concepto de reino

Se conoce como reinos a las extensiones territoriales gobernadas por un Rey. En la Edad Media, durante la vigencia del sistema feudal, los señores feudales se erigieron en especies de reyes de sus pequeños dominios, con poder cedido por el propio monarca. Esos territorios tomaron el nombre de reinos o señoríos, donde los señores feudales imponían sus normas, y recaudaban tributos de los vasallos.

También se habla de reino de Dios en el Antiguo y Nuevo Testamento, aludiendo al poder sobrehumano del Creador sobre lo terreno y lo ultraterreno.

En Ciencias Naturales se utiliza el vocablo reino para agrupar a los seres vivos que presentan rasgos particulares comunes. La clasificación tradicional que remonta a Aristóteles, reconocía dos reinos dentro de los vivientes, diferenciándolos según su alimento y su fuente energética: los animales, conformado por todos los organismos heterótrofos; y las plantas compuesto por los hongos y los organismos autótrofos. El reino de los no vivos era el reino mineral.

Hace alrededor de cuatro décadas, tomando en cuenta la conformación de sus células (eucariotas o procariotas), el número de sus células (unicelulares o pluricelulares) y su tipo de nutrición (autótrofa o heterótrofa) se comenzaron a diferenciar cinco reinos donde se incluyen en ciertos casos integrantes del reino animal y vegetal en forma conjunta: 1. El reino monera: formado por organismos unicelulares y procariotas, donde algunos forman colonias, por ejemplo las bacterias, que son procariotas 2. Reino protista: integrado por organismos eucariotas o microscópicos procariotas, autótrofos (algas) o heterótrofos (protozoos) 3. Reino hongo: Comprende organismos eucariotas y heterótrofos, que se alimentan por absorción. Salvo las levaduras, el resto de los hongos son pluricelulares. Algunos son parásitos. 4. Reino planta: Conformado por organismos eucariotas, autótrofos y pluricelulares 5. Reino animal: Son organismos pluricelulares, con células eucariotas, y heterótrofos.