Concepto de reuma

La palabra reuma nos remite en su etimología al vocablo griego ῥεῦμα, de donde pasó al latín como “rheuma” y sin la “h” llegó a nuestro idioma, designando en su origen a lo que corre o fluye.

Es un término usado por la Medicina desde el siglo V a. C. por el padre esta ciencia, Hipócrates, y luego continuado su uso en el siglo II de la era cristiana, por Galeno, para nombrar a los flujos de humores que ocasionaban inflamaciones y dolores, que llegaban a las articulaciones desde el cerebro. También se les llama con más precisión, reumatismo o dolores reumáticos.

Concepto de reuma

En la actualidad es un término genérico y coloquial, que designa un conjunto de dolencias, caracterizadas por un dolor constante o crónico e inflamación, de difícil tratamiento, solo paliativo, aunque se ha progresado mucho en este sentido con nuevas técnicas de diagnóstico y tratamiento. Incluye enfermedades tales como la artrosis, la artritis, la fiebre reumática, la osteoporosis, tendinitis, o la fibromialgia, que inciden directamente en la locomoción, y que se medican en general con analgésicos, antiinflamatoruos o corticoides. En algunos casos puede acompañarse de fiebre. Es muy usual escuchar este problema en la gente de la tercera edad, por ejemplo: “la abuelita apenas puede deambular, el reuma prácticamente la ha inmovilizado”.

Los dolores en los músculos, tendones, ligamentos, fibras y articulaciones del cuerpo, tienen vinculación con las condiciones climáticas, ya que se empeoran los síntomas en los climas fríos, húmedos y de presión baja.

La actividad física, una dieta baja en grasas animales, azúcares y harinas refinadas puede contribuir a impedir o al menos mitigar la aparición del reuma.

El profesional médico que se dedica al diagnóstico y tratamiento de este conjunto de enfermedades se denomina reumatólogo.