Concepto de selva

La selva (del latín “silva” = salvaje) es una clase de bioma, típica de las zonas ecuatoriales y tropicales, con gran afluencia de lluvias. Allí se cobijan muchísimas formas de vida desde microorganismos hasta grandes especies de animales (biodiversidad) con enormes arboledas, que alcanzan una altura de hasta 45 metros, de hojas muy grandes y con gran variedad de especies. Los árboles que predominan son la caoba, el palo santo y el ébano.

La selva de mayor extensión en el mundo es la del Amazonas, con una extensión de 6.000.000 de km², que abarca sobre todo los países de Brasil y Perú, pero también comprende parte de Ecuador, Colombia, Bolivia, Venezuela, Guyana y la Guayana Francesa.

Hay en las selvas varios estratos de vegetación. La segunda capa luego de la espesa arboleda, está formada por helechos, orquídeas y otras epifitas arbóreas; y por lianas prendidas a los árboles. La última capa, al ras del suelo, donde llega muy tenuemente la luz solar, está formada por hongos y helechos.

Las selvas tropicales monzónicas, que existen en el Asia Monzónica y en el norte australiano, poseen una estación seca, y por eso poseen muchos árboles caducifolios, cambiando las hojas cuando finalizan las épocas lluviosas. Los árboles característicos son los eucaliptos, las acacias y las tecas.

Se llama ley de selva a aquella relación entre individuos donde predomina la voluntad de quien posee más fuerza física, tal como sucede entre los animales que habitan en la selva, donde los más grandes y dotados físicamente de mayores y filosos dientes o garras feroces, pueden dominar a los animales más pequeños o más indefensos. Entre los humanos, se usa esta expresión cuando se deja de lado el imperio de la ley basada en la razón, para doblegar a otra persona por la fuerza.