Concepto de sinuoso

La palabra sinuoso, se originó en el latín “sinuōsus”, adjetivo que significa lo que no es recto, sino que presenta curvas, recodos o difiere en altura en sus diversos tramos. Se aplica en general a los senderos, caminos o rutas y suelen ser difíciles y peligrosos para transitar y óptimos para el turismo aventura. Ejemplos: “Una de las causas del accidente automovilístico fue lo sinuoso del camino que se debe recorrer entre las montañas” o “Es divertido andar por este camino sinuoso aunque se debe transitar con suma cautela”.

Concepto de sinuoso

En los ríos, cuando su curso presenta una sinuosidad pronunciada, o sea, grandes curvas, se las llama meandros, y son frecuentes en su curso medio, donde va mermando su caudal y su pendiente es menor.

Metafóricamente todo proyecto, idea o meta que presente escollos, dificultades o cualquier inconveniente que haga dificultoso concretarlo, se dice que es sinuoso, pues a la manera del camino sinuoso no se produce el avance en forma directa sino con varias “vueltas”. Por ejemplo: “Se me hizo muy sinuoso construir esta familia, al casarme mi esposa enfermó, quedé sin trabajo, y cuando todo parecía resuelto, tardamos varios años en convertirnos en padres pues la naturaleza parecía obstinada en impedirnos esa dicha”.

Se dice, especialmente en religión, que muchas veces los caminos cortos y fáciles no son los mejores, y que en la vida muchas veces hay que transitar caminos sinuosos. Así también lo expresa el predicador y escritor calvinista estadounidense John Stephen Piper, nacido en 1946 en su libro “Una dulce y amarga providencia”, donde afirma que la vida es un camino complicado y sinuoso, en vistas a fines a largo plazo, y se los podrá recorrer bajo el amparo de Dios.