Concepto de solsticio

La palabra solsticio tuvo origen en el latín “solstitium”, integrada por “Sol” nuestro astro rey, y por “sistere” en el sentido de “estático” o “quieto”.

Se usa el término solsticio en Astronomía para designar los momentos en los que el Sol tiene su máxima declinación norte o sur, tomando como referencia el ecuador terrestre. Se debe a la inclinación del eje terrestre sobre su plano orbital y al movimiento de traslación alrededor del Sol.

En su movimiento alrededor del Sol, la Tierra realiza una órbita elíptica, describiendo un eje mayor y otro menor, y entonces dos veces en un año nuestro planeta pasa por los extremos del eje mayor y otras tantas por el menor. Se llama solsticio al momento en que el punto de la órbita es coincidente con el eje mayor. Cuando coinciden con los extremos del eje menor, se producen los equinoccios.

Concepto de solsticio

En los solsticios, el Sol alcanza durante el año su altura en el cielo aparentemente más alta o más baja. Consecuentemente en esas oportunidades el día es el más largo en el primer caso, o la noche es la más extensa, en el segundo.

Desde la antigüedad los pueblos celebraron los solsticios, asignándole en la mayoría de los casos significación religiosa y ritual. El solsticio de verano es celebrado en muchos países, entre ellos, España con la Festividad de San Juan.

Es en el solsticio de verano, donde el semieje terrestre se inclina más hacia el Sol, siendo su inclinación máxima de 23°27'. Los días son más largos y el Sol al medio día alcanza su mayor altitud y representa el comienzo del verano.

El solsticio de invierno tiene lugar en el hemisferio norte entre el 20 y el 23 de diciembre, y en el hemisferio sur, entre el 20 y el 23 de junio, conformando el primer día invernal. El sol en esos momentos se halla a la mayor distancia angular negativa con relación al ecuador celeste. En el solsticio de invierno los días son más cortos y la altura del Sol es menor.