Concepto de soluciones

Soluciones etimológicamente es un vocablo derivado del francés antiguo y quiere decir la repuesta o las respuestas que se ofrecen ante un problema planteado. Puede ser un problema matemático, el que se halla precedido por el planteo, para hallar el valor de la incógnita buscada, aunque anteponer el planteo del problema puede resultar útil en cualquier ámbito en que surja una cuestión a resolver y convenga observar los datos que tenemos, para averiguar lo que deseamos conseguir.

En los problemas que la vida nos presenta puede haber más de una solución para resolverlos, aunque a veces podemos equivocarnos y buscar una alternativa incorrecta que más que una solución pueda resultar una nueva complicación. Por lo tanto solución no es cualquier actitud que tomemos sobre un problema, sino aquella respuesta que resolverá nuestro escollo parcial o totalmente, pues puede haber soluciones parciales o momentáneas; o definitivas.

En Química se denominan soluciones a aquellos estados intermedios entre la combinación y la mezcla, por el cual una sustancia líquida, sólida o gaseosa (soluto) se disuelve en otra sustancia líquida, sólida o gaseosa (solvente o disolvente) formando un conjunto homogéneo. Un ejemplo de un gas disuelto en líquido podría ser la soda.

El soluto se halla en menor cantidad que el solvente, y el que indica el estado de la solución es éste último.

Cuando el solvente es un gas, la solución se comporta como gas. Si es un líquido la solución también se comportará como líquida, y si es sólido se comportará como sólido.

En Metalurgia tienen mucha aplicación las aleaciones, que son soluciones de sólidos en sólidos; por ejemplo, la aleación de cobre y estaño, origina el bronce.