Concepto de sujeto de derecho

Los antiguos romanos, en su Derecho, ya reconocieron la importancia del sujeto del derecho o persona, pues sin él, ninguna regulación jurídica tendría razón de ser, pues han sido creadas para él, para imponerle obligaciones y adjudicarle derechos, sometiéndolo o “sujetándolo” a sus disposiciones, en pos a una convivencia social óptima y armoniosa, y esa trascendencia sigue siendo en la actualidad, indiscutida.

A diferencia sin embargo de ese antiguo derecho, hoy podemos decir que todo ser humano es sujeto de derecho, mientras que para el Derecho Romano los esclavos eran cosas: objetos y no sujetos de las leyes.

Además de los seres humanos, también son sujetos de derechos, y por lo tanto personas, los entes morales o personas denominadas jurídicas que no tienen una existencia que podamos percibir con nuestros sentidos, pero que actúa, adquiere derechos y se obliga, a través de quienes la representan, como ocurre con una sociedad comercial, un hospital, una escuela o con el propio Estado.

Dentro de las personas, también se incluyen las personas por nacer, que se hallan concebidas, pero aún no nacidas. En general las legislaciones al respecto de las personas por nacer han quedado desactualizadas, pues a la protección del concebido en el seno materno, deben agregarse las diferentes situaciones que la ciencia ha logrado crear, como la fecundación in Vitro.

Hay personas físicas, que a pesar de tener derechos no pueden ejercerlos por su propia cuenta, por razones de edad o de salud física o mental, por lo cual la ley ha previsto dos instituciones para remediar esta imposibilidad que son la tutela y la curatela.