Concepto de tejido vegetal

Se denomina tejido vegetal a la agrupación de células que ocurre en los vegetales más desarrollados, con el fin de cumplir diferentes funciones.

Existen tejidos formados por células meristemáticas, que son pequeñas, con un núcleo muy grande, y las hallamos en forma única en los embriones. Estas células se van a dividir por mitosis, para luego constituir los tejidos definitivos, quedando estos tejidos meristemáticos en los vegetales adultos, solo en los lugares donde se produce el crecimiento, como ocurre con la raíz y el tallo.

Concepto de tejidos vegetales

Cuando se trata de tejidos vegetales adultos, ya sus células, en forma total o parcial no pueden dividirse. Dentro de estos tejidos, algunos son protectores, como la epidermis, tejido formado por una capa de células, recubiertas por cutina, sustancia impermeable, siendo función de la epidermis cubrir la superficie exterior de tallos y hojas, con fines de protección. Suele tener estomas, agujeritos, para permitir el intercambio gaseoso con el exterior, y posibilitar la transpiración.

El tejido que recubre la raíz de la planta se denomina exodermis, cuya sustancia impermeable se conoce como suberina, con función protectora. Otras células que no contienen suberina poseen función absorbente.

Debajo de la epidermis existe un tejido llamado colénquima, ubicado en los pecíolos de las hojas y en los tallos; y que sirve para el intercambio de sustancias. En las partes más viejas de la planta encontramos un tejido llamado esclerénquima, integrado por células muertas, con paredes gruesas.

La mayor parte del organismo vegetal está constituido por un tejido denominado parénquima, con grandes células de paredes finas y con muchas vacuolas en su citoplasma, con diferentes funciones, según el tipo de parénquima: de reserva, de transporte, de comunicación y de asimilación.

Otros tejidos son conductores, como el xilema, que lleva el agua y las sales en ella disueltas, desde la raíz al resto de las partes del vegetal. También hay tejidos glandulares, como los que producen el néctar de algunas flores.