Concepto de tensión

La palabra tensión se originó en el vocablo latino “tensionis” y alude al estado en que se halla algo, atraído por dos fuerzas que se contraponen, lo que hace que aparezca tirante, forzado hacia ambos extremos, y carente de elasticidad. Ejemplos. “Esta cuerda está en tensión, en cualquier momento, se corta”. Se aplica esta misma acepción a situaciones interpersonales, en las que el conflicto está a punto de estallar y dar lugar a situaciones violentas: “En el ambiente había una gran tensión, nadie hablaba, pero el disgusto era evidente, y parecía que en cualquier momento alguien interrumpiría la calma”, “Durante la Guerra Fría se vivió un estado de tensa calma”.

En Física se llama tensión a la diferencia de potencial entre dos puntos, y es medida por el voltímetro.

La tensión de vapor de un líquido a un temperatura determinada, es la presión que ejercen sus moléculas cargadas de energía, que es más elevada cuanto mayor sea la temperatura.
En Electricidad, se llama tensión, al voltaje con el que se transmite la energía eléctrica. Es la diferencia de tensión que se da entre dos puntos. La alta tensión es la que supera los 250 voltios, y es baja en caso contrario. Ejemplo: “Desenchufa los electrodomésticos, hay baja de tensión y podría quemarlos”.

En Medicina, se denomina tensión o presión arterial a la fuerza que permite a la sangre distribuirse por el cuerpo, haciendo presión sobre las paredes arteriales. Si la presión excede los límites que se consideran normales de acuerdo a la edad del individuo se dice que padece de hipertensión, y de hipotensión en caso contrario.
La tensión emocional es la que padece un individuo, cuando sus problemas lo angustian, y genera una situación conocida como stress.