Concepto de terremoto

Un terremoto, sismo o seísmo, es una vibración intensa ocurrida en la corteza terrestre, nunca por debajo de los 700 km, que ocurren por una liberación abrupta de energía, de causas aún no totalmente descubiertas, producidos en lugares donde las rocas se han alterado o roto. Los de poca profundidad se producen por el desplazamiento de placas en sentido opuesto. Algunos movimientos del suelo, que se registran cada 30 segundos, son muy leve y no nos damos cuenta que suceden, pero otros que por suerte no suceden tan a menudo, pueden destruir ciudades enteras.

Las rupturas rocosas al principio son menos importantes por lo que producen pequeñas sacudidas, pero luego las rocas se van reajustando, preparando la sacudida principal que dura escasos segundos o minutos, pero suele ocasionar daños graves. Luego pueden ocurrir sacudidas intermitentes, que pueden prolongarse en el tiempo.

Los terremotos son medidos con aparatos llamados sismógrafos, que miden las vibraciones horizontales y verticales de los terremotos.

El foco del terremoto es el lugar del interior de la Tierra donde se origina el terremoto. Según la profundidad del foco los terremotos se clasifican en a) De foco poco profundo, producidos a menos de 70 km. por debajo de la superficie terrestre b) De foco intermedio, que suceden entre los 70 y los 300 km. por debajo de la superficie y c) De foco profundo, entre 300 y 700 km.

Se llama epicentro de un terremoto al punto de la Tierra situado en forma vertical sobre el foco.

Para medir la intensidad de un terremoto se utilizan las escalas de Mercalli y la escala de Richter, que representa la máxima energía liberada.

Los terremotos que ocurren bajo el mar, originando olas destructivas se denominan tsunamis.