Concepto de tiniebla

La palabra tiniebla se deriva en su etimología del latín “tenebrae” y significa “oscuro”. Las tinieblas aluden entonces a la falta de luz. Por ejemplo: “entré a la habitación en tinieblas, y no podía distinguir más que bultos en la oscuridad” o “en las tinieblas de la noche, sentí miedo, al encontrarme sola en ese sitio solitario”.

Las tinieblas en sentido bíblico, son el contrario de la luz, que representa la vida, la energía y el bien; siendo por ello consideradas en un sentido peyorativo. En el Génesis, Dios ordenó que se haga la luz, y vio que era buena; y a ellas las separó de las tinieblas.

Concepto de tiniebla

En las tinieblas para la tradición judeocristiana, reside el mal, es el reino del demonio. Lucifer uno de los nombres dados al diablo, significa literalmente “portador de luz”, pero este ángel perfecto en un principio, y luego pecador se convirtió en Satanás o diablo, adversario de Dios y pasó a gobernar las tinieblas, el reino de lo oscuro y maléfico, también conocido como infierno. San Agustín distinguió dos sustancias, la de la luz y la de las tinieblas, que no tienen nada en común. La primera está en Dios y allí se encuentra la verdad, en las tinieblas se halla la maldad y la mentira.

Metafóricamente los estados de ánimo, angustiosos o depresivos, se dicen que traen tinieblas al alma o corazón de las personas, por ejemplo: “mi alma está en tinieblas desde que te alejaste de mí, no logro volver a sonreír”.

Con respecto al conocimiento se dice que una mente está oscura o en tinieblas cuando es ignorante respecto a una o varias cuestiones: “estamos luchando contra un virus no identificado, y aunque estamos investigando denodadamente, nuestras conclusiones están en tinieblas”.