Concepto de tónico

La palabra tónico se originó en el griego “tonikos”. El vocablo se integra con “tonos” que alude a acento y el sufijo de relatividad “ico”, o sea que literalmente puede definirse como “lo relativo al tono”. Justamente en Gramática la sílaba tónica es aquella que resulta acentuada, donde al pronunciarla se le otorga mayor intensidad. Dependiendo de la sílaba en que recae la tonicidad, las palabras se clasifican en agudas (la sílaba tónica es la última, ejemplo: ratón) graves (la tónica es la anteúltima sílaba, ejemplo: resumen) o esdrújulas (la tonicidad recae en la antepenúltima sílaba, ejemplo ejército). Las vocales o sílabas tónicas llevan tilde en el caso de las agudas si las palabras terminan en “n” “s” o en una vocal; en las graves si no terminan del modo descripto anteriormente, y en las esdrújulas, siempre. Es tónica también la primera nota en una escala musical.

Concepto de tónico

Un acento da refuerzo y confiere energía, por lo cual en Medicina se denomina tónico a la sustancia que proporciona vigor y fuerza al organismo en general o alguna parte del mismo en particular.

Cuando el paciente presenta una debilidad general se le prescribe un tónico para que recobre fuerzas y se reconstituya. Está compuesto por vitaminas y minerales que el cuerpo ha perdido. Ejemplos: “El médico me recetó un tónico vigorizante para que me restablezca más rápido y mi convalecencia sea breve”.

Hay tónicos específicos para algún órgano o tejido débil, como por ejemplo cuando se usan tónicos de aplicación externa para el cabello que se halla débil, se vuelva menos frágil y quebradizo y crezca con mayor fuerza. Los tónicos musculares elevan el tono muscular y los digestivos facilitan el proceso de la digestión, entre otros.

La expresión “tónica general” se usa para hablar de opiniones o situaciones extendidas o generalizadas: “La tónica general de la empresa es muy favorable”.