Concepto de tóxico

Del griego “toxikon”, con el significado de “lo que se refiere al arco”, lo empleó el filósofo Arstóteles en el siglo IV antes de la era cristiana haciendo alusión a las flechas envenenadas que se disparan con los arcos.

La relación del veneno con las flechas, derivaría del mito de los “Doce trabajos de Hércules”, a los que lo sometió la diosa Hera; el segundo de los cuales lo enfrentó con la Hidra de Lerna, monstruo acuático de varias cabezas con capacidad de regenerarse duplicándose cada cabeza por cada amputación que le hacían. Es por ello que Hércules logró cortarle sus nueve cabezas, pero éstas se duplicaron, hasta que ayudado por su sobrino quemó cada cuello donde nacían las cabezas para impedir que se regeneraran y con la sangre de la hidra envenenó sus flechas que se volvieron mucho más mortíferas.

Concepto de tóxico

Del griego, “toxikon” pasó al latín como “toxicun” en el siglo II a. C. extendiéndose el concepto a cualquier tipo de sustancia venenosa.

Un tóxico es, entonces, una sustancia natural o creada por hombre, que provoca que el organismo se envenene. Hay sustancias que son tóxicas en dosis muy pequeñas y otras lo son solamente a grandes cantidades o dosis, o por una ingestión o exposición prolongada al veneno, por inhalación o contacto. Ejemplos. Cianuro, arsénico, monóxido de carbono, etcétera.

Algunos estafilococos y estreptococos pueden causar el síndrome de shock tóxico. Puede producirse por infecciones derivadas de quemaduras, problemas de la piel, uso de tampones femeninos e intervenciones quirúrgicas. Entre los síntomas, pueden mencionarse: fiebre, náuseas, vómitos, mareos, dolor de cabeza, convulsiones, piel enrojecida. Es grave y potencialmente mortal.

Muchos trabajadores en su ámbito laboral se ven expuestos a sustancias tóxicas con efectos muy perjudiciales para su salud; por ejemplo, el plomo utilizado en la fabricación de pinturas puede ocasionar daño renal, anemia o alterar el sistema nervioso. Otro ejemplo son los trabajadores rurales que tienen contacto con los plaguicidas que pueden alterar su sistema nervioso y hormonal.

En cada hogar hay sustancias tóxicas que debemos poner a resguardo, especialmente quitándolas del alcance de los niños, como son, por ejemplo la mayoría de los productos que usamos para la limpieza y desinfección del hogar. Hay combinaciones de estos productos que pueden ser altamente tóxicos como ocurre si mezclamos lavandina y detergente, que produce una emanación de gases venenosos.

El bocio nodular tóxico se produce cuando ante existencia de un bocio simple, formado por deficiencia de hormona tiroidea, el o los nódulos producen por sí mismos hormona tiroidea y de esta situación se puede derivar el hipertiroidismo.

La ciencia que estudia las sustancias tóxicas se denomina Toxicología.

Por extensión se denominan personas tóxicas, aquellas que son sus dichos o actitudes no provocan malestar, "envenenándonos" la vida. Son personas pesimistas, malhumoradas, envidiosas, agresivas, etcétera, que conviene evitar.