Concepto de trastorno

Trastorno es una palabra que etimológicamente se compone del latín “trans” que significa al otro lado, y “tornare”, cuya significación es girar, de lo que se deduce que el significado de trastorno es un giro en sentido contrario o anormal, invirtiendo su orden natural. Se aplica en general a cualquier problema o alteración de la salud y en especial a las patologías mentales.

Hay diferentes tipos de trastornos. Por ejemplo, los desórdenes en cuanto a la ingesta de comidas, se denominan trastornos alimentarios, de los cuales suelen ser ejemplos, la bulimia y la anorexia.

Pueden presentarse muchos casos también de trastornos físicos, como digestivos, hepáticos, respiratorios, etcétera, que implican un mal funcionamiento de estos órganos.

Los trastornos de la personalidad, causados por herencia genética y/o factores ambientales, implican conductas desordenadas, perturbadas, o no adaptadas a los requerimientos sociales. Así encontramos entre los trastornos de la personalidad, el trastorno antisocial, el paranoide, el esquizoide, el fóbico, el obsesivo-compulsivo, etcétera.

En el trastorno bipolar el individuo afectado, oscila entre períodos de depresión y de euforia, en ciclos de duración variable, con alta incidencia de suicidios durante la etapa depresiva, si el afectado no está controlado médica y psicológicamente.

Los trastornos orgánicos requieren muchas veces la consulta a profesionales médicos, que tras el diagnóstico prescribirán tratamientos clínicos o quirúrgicos. En el caso de los trastornos mentales se asociarán la labor del Médico Psiquiatra, que prescribirá medicación de ser necesario y la psicoterapia a cargo de Psicólogos. Estos últimos trastornos de la personalidad, incluyen muchas veces síntomas físicos, pues el individuo con trastornos mentales somatiza sus dolencias.