Concepto de tronco

La palabra tronco tiene su origen en el latín “truncus” en el sentido de cortado o amputado, y con este vocablo se hace referencia a una porción grande de un todo, separado del mismo, como la parte del árbol que lo sostiene o la del cuerpo que soporta la cabeza y de donde parten las extremidades.

En Botánica, y en el caso de los árboles, su tronco de madera es alto y fuerte para poder sostener las ramas, y contar con la altura suficiente para recibir la luz sobrepasando al resto de las plantas. Está revestido por una corteza que lo protege, que se va quebrando, formando especies de dibujos, a medida que el tronco crece y se expande. Si se corta un tronco puede verse en él anillos, que se van formando cada año de su vida, y es tanto más grueso el anillo cuanto más haya crecido en ese período. La parte inferior del tronco está ocupada por la raíz, que se adhiere al suelo para extraer de él los nutrientes y fijar el organismo al suelo. Del tronco se obtiene madera y papel, por lo cual la tala de árboles se ha constituido en un grave problema ecológico al destruir la fuente más natural de oxigenación del planeta.

Concepto de tronco

En Anatomía, el tronco, también llamado torso, es la parte corporal que sostiene a la cabeza y de donde parten las extremidades superiores e inferiores. El tronco, integrado por cincuenta y ocho huesos, es atravesado por detrás y longitudinalmente por la columna vertebral que nos sirve de sostén. La columna está rodeada por la caja torácica, donde se alojan el corazón y los pulmones, protegidos por las costillas y el esternón, y más abajo los órganos del aparato digestivo. También se considera tronco, en un nervio o vaso sanguíneo, a su parte más importante. Ejemplo: “La arteria aorta es el tronco del cual nacen las demás arterias”.

El tronco cerebral o tronco encefálico es aquella parte del encéfalo, que tiene varias funciones como controlar el movimiento de los ojos, la respiración, la deglución, los latidos del corazón, etcétera. Está situado abajo del tálamo y lo componen la sustancia gris y la blanca, siendo sus partes, el mesencéfalo, la protuberancia anular y el bulbo raquídeo.