Concepto de trópico

La palabra trópico tiene su origen etimológico en la lengua griega “tropikós” de donde pasó al latín como “tropicus” siendo su significado: vuelta o giro.

En Astronomía reciben el nombre de trópicos, los dos paralelos, líneas imaginarias, uno al norte del Ecuador, llamado Trópico de Cáncer, y otro al sur de aquel, denominado Trópico de Capricornio, ubicados, respectivamente, en la latitud 23º 26′ 16″ N y 23º 26′ 16″ S.

Son los círculos menores, que tienen correspondencia, con los dos círculos terrestres mayores. Tocan a la eclíptica en los puntos solsticiales. Esto significa que son ambos, los paralelos terrestres, por cuyo cenit pasa el sol en los solsticios. Esto sucede entre el 21 y el 22 de junio en el de Cáncer y del 21 al 22 de diciembre en el de Capricornio.

Toda esta zona comprendida entre los trópicos se denomina tropical o intertropical, donde a causa de la combinación de ciertos factores como temperatura y precipitaciones pueden identificarse distintos climas tropicales, todos ellos calurosos. Son países tropicales, los de América Central, los del norte de América del Sur como Brasil, Perú, Colombia o Venezuela, los de la Península de Indochina (continente asiático), los del norte australiano y los del centro de África. Son, entre otros, cultivos característicos de la zona tropical, el café y el banano.

En la zona del Ecuador, predomina el clima tropical lluvioso, con mucha humedad y sin casi distinguirse variaciones estacionales, con una temperatura media anual de 27 ºC y 1.500 mm. de lluvias mensuales, aunque esto puede ser variable.
Otros climas tropicales pueden ser áridos o semiáridos, como el que se da en los desiertos, de Sahara y de Arabia.

En la zona tropical húmeda podemos hallar como vegetación característica la selva tropical, como la selva amazónica, donde no existen diferencias estacionales y con gran biodiversidad. En las áreas que soportan la acción de los vientos monzones se alternan épocas lluviosas con otras de sequía.