Concepto de tropismo

Para hablar de tropismo lo primero que tenemos que determinar es el origen etimológico del mismo. En este caso hay que ir al griego para encontrar dicho origen que, en concreto, se halla en la palabra Τρόπος que vendría a traducirse como “vuelta”. Pero a dicho origen también habría que sumar otra palabra o subfijo del que procede: ismo.

Teniendo en cuenta todo esto ya podemos definir a tropismo. Un término este empleado de manera casi exclusiva en el campo de la Biología para hacer mención a aquel movimiento de orientación de un organismo que es consecuencia o respuesta a un estímulo que ha recibido del exterior.

Más exactamente podríamos decir que tanto las plantas como otros tipos de organismos pueden realizar dicho movimiento ante un estímulo que siempre suele tener una única y concreta dirección. Así, habría que matizar que esa línea de aquel trae consigo el que haya dos tipos claros de tropismo.

Por un lado, tendríamos que hablar de lo que se conoce como ortotropismo. Este es el que se produce cuando el órgano es cuestión se mueve en la misma dirección que tiene el estímulo. Y, por otro lado, está lo que se da en llamar plagiotropismo que es el que tiene lugar cuando el organismo opta por trazar una línea inclinada.

Además de todo ello, hay que subrayar que los principales estímulos existentes y que son los que propician que tenga lugar un tropismo son la luz, diversas sustancias de tipo químico, la fuerza de la gravedad o el contacto con un cuerpo sólido.