Concepto de tubo

La palabra tubo, en su etimología nos remite al latín “tubus” usada para nombrar a los conductos que conectan un elemento con otro, o sirven paraconducción, y también a las trompetas que se usaban como ritual en los sacrificios.

Un tubo es una pieza hueca y de formato cilíndrico, que tiene uno o sus dos extremos abiertos. Los tubos son empleados con diversos fines, como por ejemplo conducir agua u otros fluidos. Si los tubos son varios y conforman una red se denomina red de tuberías, como ocurre con la red cloacal. Existen tubos que contienen ciertas sustancias almacenadas para uso alimenticio o higiénico, como los tubos que contienen snacks o los tubos de pasta dental. En la construcción de tubos se usan diversos materiales de acuerdo a su función: cartón, plástico, cobre, hierro, acero, vidrio o plomo. En los laboratorios y con fines de experimentación se utilizan los tubos de ensayo.

Concepto de tubo

En Biología se conocen como tubos a ciertos conductos con los que cuentan vegetales y animales con diversos fines, en general de conducción:

Se denomina floema al tejido conductor de los nutrientes de las plantas. Los tubos cribosos, son su principal conductor de carbohidratos, con los que cuentan especialmente las plantas espermatofitas. Las células del xilema conducen agua y minerales.

En el embrión, a partir de la tercera semana de gestación se forma un tubo cilíndrico denominado neural, el cual va a ser el origen del SNC (sistema nervioso central).

El tubo digestivo se extiende de la boca al ano, pasando por la faringe, el esófago, el estómago, los intestinos delgado y grueso, alcanzando un largo de entre 10 y 12 metros, extendiéndose por delante de la columna vertebral. El tubo propiamente dicho está acompañado de varios órganos glandulares que se ocupan de verter en él sus jugos digestivos o secreciones.

En electricidad, un tubo fluorescente es una lámpara de vidrio fino con formato tubular, revestido en su interior por compuestos químicos que al recibir radiación ultravioleta son capaces de emitir luz. En los extremos del tubo se coloca un filamento de tungsteno que favorece la ionización de los gases, al calentarse. Además, el tubo fluoresecente cuenta con una cantidad de vapor de mercurio escasa y también un gas inerte (argón o neón) que se halla a una presión inferior que la atmosférica. En cada extremo del tubo se encuentra un filamento hecho de tungsteno, que al calentarse contribuye a la ionización de los gases.