Concepto de útero

El origen etimológico de la palabra útero lo podemos hallar en el indoeuropeo “udero”, de donde pasó al latín como “uterus”, que designa el órgano femenino intrapelviano, que contiene al embrión y al feto, en las hembras gestantes, por ser hueco, hasta su nacimiento.

El útero es un órgano periforme y muscular ubicado en la parte central de la pelvis. Es aplanado de adelante hacia atrás, y su dirección es oblicua hacia abajo y atrás. El polo más abultado se dirige hacia arriba. Los roedores y marsupiales tienen un útero doble. En las hembras humanas el útero doble o didelfo es una malformación muy poco común.

Concepto de útero

En la mujer, el útero se conecta por medio del cérvix o cuello uterino, con la vagina. También posee un cuerpo uterino a cuyos lados están las trompas de Falopio, que conectan al útero con los ovarios, con gran importancia en la ovulación y en la fecundación. El óvulo crece en la parte superior del útero, que se denomina fondo. El cérvix y el cuello están separados por un istmo o estrechamiento.

El útero recubierto en parte por una membrana o peritoneo, y está sostenido por dos diafragmas, el pélvico y el urogenital. Su longitud es de 7,5 centímetros; su ancho es de 5 centímetros; y cuenta con una profundidad de 2,5 centímetros.

La pared uterina presenta tres capas. La más externa es el perimetrio (derivada del peritoneo), la intermedia es el miometrio, de estructura muscular; y la más interna el endometrio, que es una capa mucosa, la que al no haber fecundación se renueva con cada ciclo menstrual. Luego de los cincuenta años, aumenta la posibilidad de que se presente una grave patología que es el cáncer de endometrio. Cuando aparece y crece tejido endometrial por fuera del útero se padece endometriosis.