Concepto de vacuola

En el latín se encuentra el origen etimológico del término vacuola. En concreto proviene de la palabra vacuum, que se traduce como “vacío”. Partiendo de dicha premisa hay que subrayar que el concepto que nos ocupa es un sustantivo que se emplea habitualmente en el campo de la Biología.

Más exactamente se refiere a un órgano celular que cuenta con forma de vesícula y que tiene como función el llevar a cabo el almacenamiento de una serie de sustancias para que luego se pueda realizar un amplio conjunto de funciones celulares de diverso tipo.

En concreto dicho órgano se encuentra de manera habitual tanto en lo que son plantas como en algunas células protistas eucariotas. Aquel está conformado por una serie de sustancias o fluidos como pueden ser el agua o las enzimas los cuales están dentro de unos compartimentos que se encuentran cerrados gracias a una membrana de clase plasmática.

Como ya hemos mencionado el agua es uno de los fluidos que más presencia tiene en las citadas vacuolas pero también es cierto que en ellas también se guardan o conservan otros tipos de elementos, entre los que destacan especialmente las proteínas, las sales e incluso también los azúcares.

Además de todo lo citado hay que subrayar además que existen diversos tipos de vacuolas. Entre ellas destacan las digestivas, las alimenticias que realizan una labor nutritiva o las pulsátiles. Todas ellas caracterizadas porque llevan a cabo una función y una labor muy diferente.