Concepto de vástago

La palabra vástago es utilizada en Botánica para nombrar una parte del cormo, que es el cuerpo vegetal pluricelular con células que se diversifican y forman grupos que conforman tejidos que van a posibilitar el cumplimento de funciones vitales de la planta. La otra parte del cormo es la raíz.

El vástago, por oposición a la raíz, se integra con los brotes que salen del tallo. Su rudimento son las yemas, que se encuentran protegidas por catafilos u hojitas transformadas. En la yema o vástago en estado rudimentario podemos apreciar el ápice vegetativo, los rudimentos foliares que al alejarse se convierten en catáfilos, y por fin, los rudimentos caulinares. Si el vástago rudimentario o yema origina una rama con hojas, recibe el nombre de foliífera, si da lugar a un grupo de flores se denomina florífera y si engendra ambas cosas, mixta. Luego el vástago se desarrolla comprendiendo el tallo y las hojas.

En este sentido de brote o nueva vida, se aplica por extensión de su uso en Botánica, aunque con muy poca frecuencia en el lenguaje cotidiano, la palabra vástago, a la descendencia o hijos de una persona. Por ejemplo: ¿Cuántos vástagos tuviste? o ¿A qué se dedican tus vástagos? Una obra literaria que lleva el título de “El vástago” en esta acepción, pertenece a Silvina Ocampo, escritora argentina que vivió entre los años 1903 y 1993.

En mecánica con vástago se denomina a la varilla que se usa para transmitir un movimiento, en especial la que se halla inserta en la base de un émbolo para traspasarle su propio movimiento o activar el existente en potencia.