Concepto de vejez

La vejez es la última etapa en la vida de los seres animados, que precede a su muerte. También muchas cosas inanimadas envejecen por el paso del tiempo, acompañado de su uso, como por ejemplo, una prenda de vestir, o un aparato electrónico.

La vejez humana es la inevitable consecuencia de la existencia del tiempo. Desde que nacemos vamos envejeciendo cada día un poco, pero al principio se madura, se crece, hasta que luego de transcurrida la meseta de la adultez, comienza una etapa de declinación y desgaste psicofísico natural, que marca huellas en el carácter y en lo físico. A veces, si se ha vivido de acuerdo a valores positivos, haciendo de este ser humano alguien cada día más sabio, pero si se ha vivido una vida sin metas, será un anciano vacío. La enfermedad también juega un rol muy importante en la etapa de la vejez. Así un adulto mayor con problemas importantes de salud, no podrá disfrutar de esta etapa en plenitud, de lo contrario, podrá saborear los placeres del descanso, de los viajes, de los nietos, del tan preciado tiempo libre. Galeno recomendaba vivir con moderación para llegar a una buena vejez, que era algo inevitable. Para él igual que para Aristóteles a medida que la vida transcurre se pierde un poco de calor, hasta que finalmente el cuerpo se enfría. Esa es la vejez. El invierno de la vida.

En las antiguas civilizaciones la vejez era honrada y reconocida como una etapa llena de sabiduría. En la antigua Roma el pater familias era el varón vivo más antiguo de cada familia, o sea el abuelo o bisabuelo, según el caso, y tenía inmensos poderes, siendo una especie de rey dentro de la estructura familiar. En nuestra sociedad actual individualista, consumista, y medido todo en términos de productividad, la vejez, generalmente, salvo honrosas excepciones, no es reconocida como símbolo de experiencia entre los jóvenes, sino como alguien cuyo ciclo productivo terminó y que hay que cuidar, muchas veces como una carga.

Generalmente se asocia la vejez, cuyo comienzo no es preciso pero ocurre alrededor de los 60 años (La Organización Panamericana de la salud fijó en el año 1994, la edad de 65 años para ser considerado adulto mayor) con jubilación, pasividad, enfermedades, soledad; lo que no brinda un broche de oro interesante ni esperable para la culminación de la existencia.

El hombre siempre ha luchado por prolongar la vida, y lo está logrando, cada generación tiene aspiraciones de vivir más tiempo que la que le precedió, pero debería preverse las condiciones en que vivirán estos adultos mayores que cada día son más. La calidad de vida de nuestros viejos es un desafío pendiente aún, ya que muchos llegan a avanzadas edades pero enfermos, desvalidos, recluidos en asilos, cuando deberían ser valorados, cuidados y disfrutar de una justa recompensa por los años vividos y las metas logradas.