Concepto de vergüenza

La palabra vergüenza posee su origen etimológico en el vocablo latino “verecundia”, que a su vez deriva, por ser su efecto, del verbo “vereri” que alude a sentir una mezcla de temor y respeto.

La vergüenza es un sentimiento que restringe nuestra autoestima, nos pone en una situación de inferioridad, el yo se valora en forma negativa, y en la mayoría de los casos nos impide actuar normalmente. Externamente se manifiesta con rubor en las mejillas, gestos como el de agachar la cabeza o cubrirse, y hasta palpitaciones y temblores. En algunos países, por ejemplo en México, se usa la denominación “pena” para hacer referencia a la vergüenza.

Concepto de vergüenza

A veces se siente vergüenza por haber cometido algo indebido y deshonroso, por ejemplo: “siento mucha vergüenza por haberte mentido” o “deberías sentir vergüenza de haber insultado a tu padre”, en estos casos la vergüenza cumple un rol positivo de comprensión del mal cometido, lo que hace que se adopte una nueva conducta, en este caso, positiva. En otros casos se siente vergüenza solo por timidez: “no tengas vergüenza de asistir a la fiesta, aunque no conozcas a los invitados, verás que rápidamente iniciarás una agradable conversación”, o “la niña sintió mucha vergüenza de actuar ante el público”. A veces la vergüenza aflora por hacer o padecer algo ridículo en forma accidental, por torpeza: “sentí mucha vergüenza cuando me caí en el escenario” o “pasé una vergüenza terrible cuando se me rompió el vestido en plena fiesta”. En ocasiones, la vergüenza es generada por el trato recibido de un tercero: “mi jefe me avergonzó delante de todos mis compañeros, refiriéndose a mí como inepto”, o “Juan me avergonzó delante de todos, llamándome narigón”. En estos casos, la vergüenza puede provocar problemas psicológicos como depresión o fobia social.

Un sinvergüenza es aquella persona que realiza cosas inmorales o ilícitas sin sentir por ello ninguna condena moral.