Concepto de vesícula

Derivada etimológicamente del latín “vesicŭla” con el significado de vejiga pequeña, se designa con esta palabra varios elementos que presentan formato de bolsa

La vesícula biliar es un órgano del cuerpo que presenta la forma antedicha. Es como un saco membranoso de dimensiones escasas (alrededor de seis centímetros) que a través de los conductos biliares se pone en comunicación con el hígado, estando situado en su cara inferior. El fondo, o extremidad más voluminosa está debajo del borde anterior del hígado. Al unirse al conducto hepático forma el colédoco, que sigue hacia abajo y desemboca en la tercera porción duodenal.

Concepto de vesícula

La vesícula biliar, tiene forma de pera (piriforme) y su función es concentrar la bilis que el hígado fabrica, que llega diariamente en unos mil centímetros cúbicos, conteniendo sales, colesterol, bilirrubina y ácidos. Primero se absorbe el agua que la compone, para mantener el líquido salino en el que las grasas se disuelven. Si el líquido se enrarece se depositan en el interior de la vesícula cristales de colesterol, que forman cálculos o piedras de color verdoso que pueden llegar a pesar hasta medio kilogramo. A veces esos cálculos logran pasar por el intestino y eliminarse, pero otras se atascan en el conducto que lleva al duodeno, impidiendo que hasta allí llegue la bilis, por lo que debe recurrirse a la cirugía para extraer las piedras.

En ocasiones se forman vesículas debajo de la piel, por roces o quemaduras, en forma de bolsitas que contienen un líquido seroso.

La vesícula de Graaf son folículos pequeños diseminados en el estroma del ovario. Poseen una membrana sencilla que contiene un líquido granuloso donde está el óvulo.

Otras pequeñas cavidades también se denominan vesículas, como las que forma en diversos lugares el retículo endoplasmático celular.

En Botánica también se usa la palabra vesícula para nombrar a las ampollas que las plantas acuáticas tienen en sus hojas y tallo, rellenas de aire. Por ejemplo, la “Urticularia vulgaris” posee unas vesículas llamadas ultrícolos que hacen que puedan flotar y que le permiten en ocasiones alimentarse, pues son carnívoras y con ellas succionan por ejemplo, a las pulgas de agua.