Concepto de vibración

La palabra vibración procede del latín “vibrationis” y alude a la acción y también al efecto del verbo vibrar, del latín “vibrare” en el sentirse de agitarse o temblar. Lo empleamos con frecuencia en nuestra vida cotidiana: “Siento que me vibra una pierna”, “A mi celular lo dejé en silencio pero tiene activa la función de vibrar”, “La niña hizo vibrar su guitarra arrancando de ella hermosas melodías”, “Cuando hablamos, vibra nuestra laringe” o “En esta casa siento vibraciones en el techo”.

Concepto de vibración

Algo que vibra se mueve, y esto sucede en todos los cuerpos. Ocurren las vibraciones cuando un movimiento se repite en derredor de una posición fija o de equilibrio, a la que se llega cuando la fuerza sea igual a cero. Al propagarse las ondas elásticas con movimientos periódicos o cuasi periódicos, provocan tensiones y deformaciones sobre la posición de equilibrio y ocasionan ondas. Los movimientos vibratorios son menores que las oscilaciones.

Los sonidos son producidos por movimientos vibratorios, ya que las ondas elásticas que conducen energía se propagan a través de un medio elástico. Siempre se necesita para que el sonido se transmita un medio material en el cual la vibración molecular sea percibida como onda sonora. Por segundo, el oído de las personas es capaz de captar unas veinte mil vibraciones.

La vibración molecular puede ser de tensión o de flexión y afecta dentro de una molécula, a varios de sus átomos.

Las vibraciones de nuestro suelo, cuando son violentas, pueden ocasionar terremotos. Esas vibraciones son registradas por los sismógrafos.

Cuando decimos que algo o alguien tiene buena o mala vibra, nos referimos a su energía positiva o negativa respectivamente, existiendo la idea de que las buenas o malas vibraciones atraen a otras de idéntico valor cualitativo.