Concepto de vida

La palabra vida procede del vocablo latino “vita” y es una propiedad o fuerza interna que le permite a quien la posee cumplir las llamadas funciones vitales: nacer, crecer y reproducirse, para luego morir, aunque existan diferencias entre los vivientes, en sus modos de gestarse, de actuar, de alimentarse, de relacionarse, de respirar, etcétera. Los seres vivos necesitan de energía, y transmiten su información genética a su descendencia. Según Darwin, las distintas especies vitales han ido evolucionando de unas a otras por selección natural.

El lapso que transcurre entre el nacimiento y la muerte también se denomina vida, aunque el feto también es un ser vivo, diferenciándose así la vida intrauterina de la vida extrauterina. Por extensión, también se habla de vida para el tiempo que duran todas las cosas, aún las inanimadas.

Se denomina vida en potencia, aquella que está en camino de desarrollarse como vida, como por ejemplo una semilla, que germinará en determinadas condiciones.

Para la mayoría de las religiones, Dios es el creador de la vida y no hay oposición entre la vida y la muerte, ya que la primera es un camino hacia la segunda, que asegura una vida eterna. Para el budismo la vida se constituye por sucesivas reencarnaciones.

Hasta el momento es posible afirmar que solo el planeta Tierra alberga la vida, que se originó en el agua, posiblemente pues este medio brindó protección frente a los rayos ultravioletas, sosteniendo una teoría científica que pudiera haber surgido de una combinación de metano, amoníaco y vapor de agua, mezcla que habría soportado la acción de un rayo. Si existiera vida fuera de nuestro planeta, se trataría de vida extraterrena.

La ciencia que tiene como objeto el estudio de la vida se denomina Biología.