Concepto de visión

Etimológicamente la palabra visión nos remite al término latino “visio” teniendo como significado la posibilidad de visualizar o percibir a través de los ojos (sentido de la visión) los objetos que nos rodean, en su forma, dimensión y color, al impactar la luz sobre ellos. La visión no solo ocurre cuando se está despierto, pues en el sueño se generan imágenes visuales, y también son generadas por el pensamiento. Existen muchos trastornos que pueden impedir una buena visión. La falta completa de visión se denomina ceguera.

Los ojos están en un movimiento continuo, adaptándose a los cambios de luz de modo rápido y enfocando automáticamente lo que penetra en su campo. Recogen la luz, que pasa a través de la córnea, el cristalino la enfoca y se forma una imagen invertida en la retina, y luego se transforma en una cantidad de impulsos nerviosos que se cuentan por miles de millones. Cuando las señales arriban al cerebro, son analizadas en un complejo proceso que les otorga sentido.

Cuando un objeto es percibido como si se tratara de dos, se dice que el sujeto padece de diplopía o visión doble.

También se emplea visión para designar una imagen fantasiosa o irreal que se nos aparece como cierta “tuve una visión, me pareció que estabas a mi lado”.

Otro significado de visión alude a diferentes criterios o puntos de vista sobre un asunto: por ejemplo, “mi visión difiere de la tuya, yo veo que la crisis es más moral que económica”.

La visión empresarial es la particular habilidad que tienen ciertas personas para percibir los buenos negocios y el modo más eficiente de llevarlos a cabo.

En Teología se llama visión beatifica la de poder ver a Dios, que solo la tienen los ángeles y los hombres justos, cuando lleguen al edén.