Concepto de abolengo

La palabra abolengo proviene en su etimología del latín “abuelo” e indica los ancestros de una persona, especialmente si han sido renombrados o ilustres. Son sinónimos de abolengo: estirpe, linaje, ascendencia, casta, progenie, blasonado y alcurnia. Ejemplos: “nosotros pertenecemos a una familia de abolengo, no me gustaría que mi hija eligiera a alguien con un apellido cualquiera para casarse” o “mi ilustre abolengo está emparentado con la antigua nobleza”. Tener abolengo significa entonces, un motivo de orgullo, de distinción y diferenciación de una familia, transmitida por el apellido, ganado a través de generaciones, por importantes obras, proezas, descubrimientos, prestigio científico o académico, etcétera, con respecto a otras personas, lo que en la actualidad no altera la condición igualitaria ante la ley, que antes, dentro del Antiguo Régimen existía. En La India el sistema de castas actúa diferenciando a las personas de acuerdo a su abolengo, con discriminación legislativa e institucionalmente aceptada y ratificada. En nuestro mundo capitalista en la escala social se asciende por el patrimonio con el que se cuenta. De este modo ya a fines de la Edad Moderna los burgueses ricos disputaron el poder a la nobleza de abolengo, y lograron desterrar sus títulos con la Revolución Francesa.

Concepto de abolengo

También se denomina abolengo el patrimonio familiar transmitido por herencia, como figura por ejemplo en las Leyes de Toro.

Por extensión puede aplicarse el término a todo lo que indique la procedencia de una persona, como su nacionalidad o raza. Ejemplo: “Esta persona posee herencia semítica en su abolengo”.

También se aplica para designar edificios, ciudades, parques, etcétera que permiten rememorar una historia ilustre.