Concepto de abstemio

La palabra abstemio, en su etimología, nos remite al latín “abstemius”. “Temetum” se traduce como bebida alcohólica y “abs” indica ausencia o privación. Es por eso que podemos definir al abstemio como aquella persona que no consume bebidas alcohólicas.

Es una forma de abstinencia o renuncia, en este caso de beber vino u otros licores. La decisión de ser abstemio puede tomarse por motivos religiosos, éticos o de salud, o simplemente por desagrado al sabor de las bebidas de este tipo.

Existen agrupaciones dedicadas a tratar de que los alcohólicos dejen de beber, en general formada por quienes padecen la enfermedad, que mantienen su nombre en reserva. Sin embargo, quien ha consumido alcohol, y luego deja de hacerlo, en general no se considera un abstemio, pues este término designa a quien jamás ha probado alcohol.

Entre abstemios famosos podemos nombrar al político ruso Bladimir Putin, nacido en 1952. Hitler que se considera un abstemio desde su adolescencia, fue en realidad un alcohólico recuperado.

Los budistas alientan a ser abstemio, pues el alcohol es tóxico para la mente, y bajo sus efectos puede perjudicarse a terceros. El Islam también prescribe la prohibición de beber alcohol, al perjudicar la dedicación a lo divino y trascendental y ser malo para la persona misma, sus allegados y otros seres humanos. El catolicismo solo considera nocivo el alcohol cuando su consumo es excesivo. Dentro del cristianismo, los evangélicos son abstemios.

Existen movimientos de templanza que tratan de alentar la abstención al alcohol o al menos su consumo moderado, que comenzaron en Europa especialmente en Inglaterra desde el año 1830.