Concepto de acróstico

La palabra acróstico está compuesta de dos vocablos griegos: “akros” que significa extremo y “stikhos” = “verso”. Los acrósticos son poemas, cuyos versos además de tener sentido en su conjunto, forman, uniendo la primera letra de cada uno de ellos, leídos en sentido vertical, una palabra o frase (que también se denomina acróstico) que tiene que ver por lo general con el tema elegido. Muchas veces el acróstico es el nombre de la persona al que el poema está dedicado. Es menos común, pero puede suceder, que las letras que se unen, estén en el medio o al final de los versos. También puede armarse acrósticos en prosas.

Concepto de acróstico

Ejemplo, donde se forma la palabra VIDA:

Viniste sin que yo me diera cuenta
Invadiste mi espíritu dormido
Despertaste mis sueños y mis ansias
Ahora me entregas sufrimientos y castigos.

Fue un modo de expresión muy usado por los barrocos, siendo posiblemente los poetas provenzales los pioneros en su utilización. Algunos creen que el primer acróstico, lo hizo el poeta Porfirio, en el siglo IV para elogiar a Constantino el Grande. En las Siete Partidas, de Alfonso X, apodado, El Sabio, se usó un acróstico ya que el nombre ALFONSO se forma con la primera letra de cada partida.

Uno de los acrósticos más conocidos fue el del prólogo de la Celestina, que hizo el escritor renacentista, Fernando Rojas, donde se puede leer su propio nombre, el de su obra y de dónde es oriundo.

Cuando se quiere mandar un mensaje público, pero que solo entiendan uno o algunos pocos, puede mandarse un texto y encerrar la comunicación reservada, en un acróstico. Por ejemplo, una persona secuestrada a la que le piden que mande un mensaje de texto a sus familiares para que no se preocupen por ella, y decide aprovechar la oportunidad, para tratar de pedir auxilio:

Soy Alejandra, no volveré hoy a casa
O tal vez tampoco mañana
Como sabía que tal vez se preocuparían
O me irían a buscar
Resolví enviarles este mensaje
Recordándoles que los quiero mucho
O que tal vez, para mí, sean lo mejor de este mundo.

En ocasiones, los pasatiempos denominados crucigramas, permiten leer un acróstico al completarlos, leyendo en sentido vertical alguna columna de casillas, remarcadas o sombreadas.