Concepto de actividad minera

La actividad minera se realiza en los yacimientos, extrayéndose los minerales de las rocas que concentran uno o más minerales, como oro, plata, cobre, cinc, plomo, aluminio, hierro, bauxita o estaño. También se extraen fosfatos que se usan en la agricultura, como fertilizantes.

El incremento de la actividad minera se produjo durante la posguerra, especialmente entre 1958 y 1970

Los yacimientos requieren ser hallados, para lo cual se realizan actividades de sondeo y perforación, para luego recién proceder a la explotación, o sea, al retiro de los minerales encontrados. Ambas actividades, de exploración y explotación, producen contaminación en el ambiente., especialmente si hay cursos fluviales cercanos, pues los residuos mineros contienen mercurio, arsénico y plomo. Para conocer si se justifica realizar las tares de exploración y explotación se debe considerar la rentabilidad que puede obtenerse, los costos de producción y los de transporte hacia donde se hallará el mercado. Hay algunas explotaciones muy rudimentarias y otras realizadas por enormes compañías multinacionales.

Junto a los yacimientos se instalan ciudades, ya que se requiere de mano de obra para la extracción, y también para las industrias que allí se radican para transformar los minerales en manufacturas. También se instalan vías férreas y caminos para el transporte de los minerales y sus derivados.

La actividad minera es riesgosa y muy sacrificada, y el recurso minero se agota, por lo cual no es un trabajo estable, y las ciudades tienden a sucumbir cuando los minerales se acaban. Algunos países como Zambia dependen económicamente de la exportación minera, en su caso, de cobre. En América Latina se destacan los siguientes yacimientos mineros: los de plata en Perú, México y Bolivia, donde también hay yacimientos de estaño; los de petróleo en México y Venezuela, y los de cobre en suelo chileno. En Brasil hay yacimientos de aluminio, hierro y manganeso.