Concepto de actividades secundarias

Las actividades económicas secundarias, son aquellas, características de la vida urbana, que transforman los elementos de la naturaleza, a los que utilizan como materias primas (directamente o semielaborados, llamados en ambos casos, insumos) para obtener como bienes finales, productos elaborados, que satisfacen diferentes necesidades humanas. Esta tarea se desarrolla en las industrias, que son grandes generadoras de empleo y de riqueza, pero también de contaminación ambiental. Han sido consideradas el motor económico de las naciones por agregar valor a la materia prima, durante el siglo XIX, y la primera mitad del XX, cuando se produjo su desplazamiento a un segundo lugar, por el sector servicios.

Para desarrollar actividad industrial se necesitan tres elementos: trabajo, capital y tecnología. Existen ciudades con gran desarrollo industrial como San Pablo, en Brasil o Milán, en Italia.

Las industrias pueden ser: 1. Pesadas, que se ocupan, realizando grandes inversiones, de procesar productos que van a servir a otras industrias para fabricar nuevos artículos, como ocurre con la industria petroquímica que elabora combustibles líquidos a partir del petróleo, o la industria metalúrgica, que crea placas de aluminio o tubos de acero; o 2. Industrias livianas, donde el destino de los bienes es la venta al mercado, y usan materias primas, o productos que han semielaborado las industrias pesadas. Entre ellas podemos citar, la industria textil, la alimentaria, o la de fabricación de muebles.

Se considera que una industria es pequeña, cuando sus empleados no superan los cinco, mediana si emplean entre seis y cien personas, y grandes, si sus empleados son más de cien.