Concepto de actividades terciarias

El sector terciario de la economía está integrado por actividades muy diversas, de variada complejidad, que agregan valor a los productos sin que les realicen modificaciones físicas, ya que no elaboran bienes materiales, sino que brindan beneficios intangibles.

Estas actividades terciarias están vinculadas al desarrollo económico y tecnológico. Se consideran actividades terciarias entre otras, el transporte, la administración, la educación, la banca, la asistencia médica, los seguros, el comercio, el turismo, la comunicación y la investigación.

Fueron consideradas una actividad complementaria de las primarias y las secundarias, ocupando en la actualidad el primer lugar como motor económico, por el crecimiento de este sector, que es más sostenido en los países desarrollados. Son una gran fuente de trabajo, imprescindible para trasladar, distribuir y comercializar los productos agropecuarios e industriales, y para satisfacer necesidades culturales, de salud y seguridad. Algunos servicios esenciales están a cargo del Estado (servicios públicos). El crecimiento del sector industrial y la existencia de una amplia red de intercambios, exigió la existencia de una organización comercial y de transportes terrestres, marítimos o aéreos de las mercaderías, sin lo cual la actividad industrial carecería de sentido.

La tecnología ha contribuido ampliamente al desarrollo de las actividades terciarias, como los satélites o Internet.

Sin embargo, otras actividades más simples y menos remuneradas también integran el sector servicios, como la venta ambulante o el servicio doméstico.

Algunas provocan detrimento al medio ambiente, como por ejemplo, los casos de contaminación de las aguas por derrames de petróleo durante su traslado; o la producida por la acción de gasoductos u oleoductos o tendidos eléctricos. El turismo, que proporciona a esas zonas grandes flujos de dinero, también ocasiona problemas ambientales por la gran concentración de personas.