Concepto de aglomeración

La palabra aglomeración hace referencia a la acción y al efecto de aglomerar, que proviene en su etimología del latín “adglomerare”, derivada a su vez de “glomus” con el significado de ovillo o masa esférica.

Cuando hablamos de aglomeración designamos cosas o personas amontonadas, reunidas de un modo desordenado y en cantidades considerables. Ejemplos: “me he mudado, y tengo en mi nueva casa una aglomeración de cajas que necesito clasificar de acuerdo a su contenido”, “he estudiado tanto sin descanso, que la ideas en mi cabeza son una aglomeración sin sentido” o “fui a comprar entradas para el recital pero la gente en la puerta no hacía fila, sino que se aglomeraba en la entrada de la boletería”.

Concepto de aglomeración

Las personas comenzaron desde el Neolítico a asentarse y establecerse en un lugar fijo. La distribución del trabajo hizo que empezaran algunos a afincarse en lugares no destinados a la explotación agrícola, apareciendo los primeros asentamientos urbanos cerca de fuentes de agua. El crecimiento de las ciudades de las que ya había muchas en el mundo antiguo como Atenas o Roma, se produjo e el siglo XI cuando las artesanías y el comercio comenzaron a tomar importancia económica. Con las industrias las ciudades continuaron un crecimiento acelerado, que aún continúa. A tal punto crecieron, que desbordaron sus límites espaciales y jurídicos originarios, conformando una gran mancha urbana entre la ciudad base y las que se le unieron, aglomerándose. Esto ocurrió por ejemplo con la ciudad de Buenos Aires, que comprendía hacia 1880 los actuales barrios Centro, Belgrano y Flores. Actualmente la superficie es mucho mayor.

La aglomeración urbana es aquella que comprende una ciudad que actúa como centro o metrópoli y otras ciudades menores y pueblos que va absorbiendo y que de ella dependen política y administrativamente. Las grandes aglomeraciones urbanas al unirse a su vez, constituyen megalópolis, como San Pablo, Nueva York, Boston, Filadelfia, Washington, Chicago, Detroit, San Francisco y Los Ángeles, entre otras. Así el espacio urbano se continúa sin interrupciones. En estados Unidos un 40 % de la gente vive en megalópolis, y en Canadá un 90 %, que se concentra entre los Grandes Lagos y el Golfo de San Lorenzo, destacándose entre estas aglomeraciones y megalópolis, Toronto, Montreal, Otawa y Quebec.