Concepto de alabanza

Alabanza es el resultado de la acción de alabar, palabra de origen latino, que tiene mucho uso en la religión. La palabra hebrea equivalente es “hillel” o “hallal”, y significa adoración, referida solamente a Dios, Jehová para los hebreos, y también a su hijo Jesús, para los cristianos.

La alabanza es el modo como se rinde esa adoración, o sea forma parte del culto religioso, y está constantemente ordenado en la Biblia, que el Señor sea objeto de alabanza por ser el creador del universo y por cuidar a sus criaturas; y puede ser expresada de muy distintas, ya sea de manera expresa a través de rezos o cantos; o de modo interno, pensando en Dios con devoción y fe. Privadamente también debe ser Dios alabado en forma constante por quien se proclama como religioso. Debe hacerlo con alegría, sinceridad, reconociéndolo en su grandeza y superioridad.

En el cielo era Luzbel el destinado a dirigir las alabanzas hacia Dios, pero al tratar de apropiárselas, sufrió la expulsión del reino de los cielos.

Según la Biblia no solo el hombre alaba u honra a Dios sino toda la naturaleza por él creada. El Islam también proclama alabar a Dios, como único digno de ella, estando presente la alabanza a Dios en sus actos cotidianos, por ejemplo al decir al-hamdu li-l-lâh, cuando se acaba una tarea.

Por extensión se aplica la palabra alabanza para aquellas palabras de elogio que se dedican a otro o a uno mismo: “El niño por sus virtudes recibió las alabanzas de todas sus maestras” o “No digas tantas cosas lindas de ti mismo, deja las alabanzas para que te las digan los demás”.