Concepto de albergue

La palabra albergue se originó en el gótico “haribairgon”, vocablo integrado por el sustantivo “hari” con el significado de “ejército” y “bairgan” que puede traducirse como “proteger” o “guardar”. El término se usaba para nombrar a los campamentos militares. Pasó al latín como “arberga” y fue usado de modo similar.

En español se designa como albergue, a la acción de dar cobijo o vivienda y al lugar destinado a tales fines en forma específica, en general a viajeros o a personas que necesitan de un lugar fuera de su domicilio habitual para establecerse allí por unas pocas horas (albergue transitorio) o por un día o más. Son similares a los hoteles pero con menos comodidades y más económicos. Algunos albergues están destinados a un público específico (albergue de señoritas, albergues juveniles, albergues universitarios, etcétera) o están ubicados en sitios especiales, por ejemplo los albergues de montaña. Estos albergues se ofrecen a cambio de pago en dinero. En otros casos, se trata de servicios a la comunidad que se encuentra en situación de calle, otorgado por instituciones públicas u ONG. Personas individuales o familias suelen dar albergue por solidaridad en sus domicilios, en casos puntuales (inundaciones, catástrofes, etcétera)

Concepto de albergue

Hay algunos albergues que no están destinados a humanos sino a animales, dado por personas físicas o jurídicas privadas a cambio de dinero, por ejemplo cuando los dueños de mascotas se van de vacaciones, y en otros casos, son gratuitos con fines humanitarios, y se alojan allí animales domésticos abandonados.

Ejemplos de uso: “Le di albergue en mi hogar a mi vecina, a quien sus padres la echaron de su casa al saber que estaba embarazada”, “Buscaré un albergue en el camino para pasar la noche, pues es peligroso conducir en la oscuridad”, “Me gustaría instalar en mi domicilio un albergue para animalitos sin hogar”.

Un alojamiento o albergue web (web hosting) es un lugar virtual que se les ofrece a los usuarios de Internet para que allí guarden información datos, imágenes, etcétera dándoles un espacio en un servidor.

Por extensión se habla de albergar, al alojamiento inmaterial de ideas o sentimientos dentro de nuestro fuero interno: “Albergo sentimientos de rencor contra quienes me robaron mis ilusiones”, “Tu recuerdo se albergará por siempre en mi corazón” o “En mi mente se albergan grandes ideas para concretar en el futuro”.