Concepto de alojamiento

Palabra que deriva del vocablo “alotjament” de origen catalán, y que a su vez remite al latín “laubia” significa "cobijo", designándose con este término al lugar que permite el albergue de personas o animales.

En general se utiliza para designar las residencias temporales que se brindan a quienes no son dueños de los lugares donde se instalan ya sea para pasar uno o más días o solo alguna noche. Se caracterizan entonces, por su temporalidad, siendo típicos lugares de alojamiento de personas, las pensiones en casas de familias o en lugares especialmente habilitados para ello, y los hoteles. Pueden incluir o no desayuno, o alguna otra comida (almuerzo y/o cena).

Otros alojamientos son por razones de salud, como los que se brindan en hospitales, donde las personas se internan por cierto lapso de tiempo, para recibir tratamiento médico, que no puede hacerse de modo ambulatorio.

En otros casos el alojamiento es obligatoriamente impuesto por razones de seguridad de las personas a las que se aísla de la sociedad por ser peligrosas para sí mismas o para los demás, como ocurre con las prisiones o centros de salud mental.

En algunos casos, hay lugares que alojan a ciertas personas con características particulares, como las guarderías de niños hasta los 2 años, los jardines de infantes o los colegios, donde se incluye la custodia y educación de los mismos, por el tiempo que permanecen en los establecimientos.

Con el desarrollo de Internet creció el uso del término hosting, donde se brinda un servicio de alojamiento de información, a cambio de un precio o gratuitamente, para quien desee luego distribuirla a través de la Web.