Concepto de altercado

La palabra altercado es una derivación y participio del latín “altercari”, a su vez proveniente de “alter” que designa “al otro”.

Un altercado es un pleito, discusión o pelea entre dos o más sujetos que tiene la característica de ser intensa, fuerte o violenta.

Las personas discuten por muchas razones, y a veces las discusiones suben de tono y se vuelven agresivas verbal e incluso físicamente. En estos casos, hablamos de altercados. Ejemplos: “Hubo un altercado entre los esposos porque la mujer encontró a su marido en una situación comprometida con otra mujer. Fueron tan fuerte los gritos que los vecinos decidieron llamar a la policía” o “En medio de la sala de audiencias las partes en conflicto protagonizaron un altercado de mayúsculas dimensiones”.

Los altercados importan una alteración del orden y de la armonía, aunque depende de su magnitud, si requieren que intervengan para restablecer la paz, las autoridades correspondientes: “El director del colegio debió intervenir para terminar con el altercado entre dos grupos de alumnos, pues se estaban lastimando” o “La policía puso fin al altercado que se había originado entre los manifestantes, quienes se insultaban y tiraban con piedras”.

Todos aquellos lugares donde existan diferentes opiniones sobre diversas cuestiones, religiosas, políticas, sociales, económicas o filosóficas pueden ser propicias para que surjan altercados, si quienes participan en la discusión no saben escuchar y respetar las opiniones e ideas ajenas. En el ámbito político, entre las diferentes fuerzas partidarias es común que surjan altercados por ejemplo, en el tratamiento de leyes polémicas.

Si de los altercados resultan personas lesionadas, heridas o muertes, le cabrán a los responsables las penas por dichos delitos.

En las competencias deportivas se imponen sanciones a aquellos competidores que participen en peleas y altercados.