Concepto de anacrónico

La palabra anacrónico procede del gr. ἀνάχρονικός, y puede traducirse como contra el tiempo, o sea en desacuerdo con su época, lo que puede ser realizado de manera voluntaria y conciente, como quien se viste con ropas de otras épocas para representar una obra teatral ambientada en el pasado con algún detalle del presente, como informarse con una computadora o usar un teléfono celular, o el pintor que plasma el pasado con sus características en su tela y le incorpora un tinte moderno; o puede ser involuntaria, como quien se viste con prendas anticuadas por desconocimiento de la moda.

Concepto de anacrónico

Si el elemento incorporado fuera de su tiempo, es del pasado en el presente, se denomina paracronismo: “Es increíble observar ese hombre con un traje tan moderno con un reloj de bolsillo tan antiguo, reliquia heredada de sus bisabuelos”. Lo contrario, o sea poner un elemento moderno en un tiempo pasado, recibe la denominación de procronismo.

Rafael Sanzio pintor renacentista nos muestra en sus obras este efecto anacrónico como sucede en “La Escuela de Atenas” donde aparecen los más prestigiosos filósofos griegos en un palacio de estilo renacentista y se incluye en la obra, un autorretrato de Rafael, y otros personajes de su propia época, conectando pasado y presente.

Las costumbres y los valores anacrónicos son aquellos que ya se han dejado de lado pero que algunos aún conservan: “La joven ha sido criada por su abuela, una señora muy mayor, que le ha inculcado valores anacrónicos, y la pobre no puede asistir a ninguna fiesta si la anciana no la acompaña”. En general se dice que quien es anacrónico, en este caso, es anticuado.